LaNacionCl Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Martes 16 de septiembre de 2008 / Por I.T. / R.M. / L.F. / C.L. / La Nación

Jefe de la ANI dijo que lazo entre el periodista Hugo Guzmán y las FARC es de índole “periodística”

Pérez Yoma acusa “operación de inteligencia” de Colombia

El jefe de gabinete aseguró que sabe “exactamente” quién filtró a Piñera la información sobre eventuales lazos de las FARC con movimientos mapuches. En La Moneda, el tema fue latamente analizado y se decidió no ahondar más la polémica con Casa de Nariño y dar un curso reservado al conflicto.

lanacioncl080904

El jefe de gabinete dijo que no hay ninguna información que le permita decir que hay grupos guerrilleros operando en Chile. Foto: Ministerio del Interior

Irónico, el ministro de Interior, Edmundo Pérez Yoma, ejemplificó con su caminata de ayer en la mañana desde La Moneda hasta el ex Congreso -flanqueado por el subsecretario del Interior, Felipe Harboe, y el director de la ANI, Gustavo Villalobos- la tranquilidad que impera en el país y que contrasta con la supuesta gestación de guerrillas en Chile.

Así inició el jefe de gabinete su breve exposición ante la Comisión de Seguridad de la cámara baja que sesionó en forma especial para abordar el dossier que Villalobos recibió, en Bogotá en mayo, y que vincularía a las FARC con el movimiento mapuche, informe que fue entregado en julio al candidato presidencial de RN, Sebastián Piñera, y a los senadores Andrés Allamand y Alberto Espina durante su periplo por Colombia y cuya filtración ha generado tensión entre La Moneda y la administración del Presidente Álvaro Uribe.

Pérez Yoma, junto con asegurar que no hay núcleos de las FARC operando en territorio nacional -"no tengo ningún tipo de información de ningún estamento policial, ni de ninguna otra fuente que me indique que haya conexión con las FARC o que me indique que grupos guerrilleros operen en el país", dijo-, acusó que los líderes opositores fueron manipulados por una facción del Ejecutivo colombiano que buscó, por vías inadecuadas, presionar a las entidades nacionales de investigación.

"Lamento profundamente que amigos míos y senadores de la República hayan sido víctimas de una operación de inteligencia con propósitos claros. No presumo de ellos ningún tipo de intención extra, salvo falta de conocimiento o imprudencia", arguyó el secretario de Estado que luego especificó que "ha habido víctimas de una operación de inteligencia de un sector del Gobierno colombiano, que han recibido información que no estaba destinada que llegara a la prensa".

Sin ahondar en su imputación, Pérez Yoma advirtió que sabe "exactamente" quién facilitó la carpeta a Piñera y sus acompañantes y que el camino a seguir de ahora en adelante en este asunto quedará radicado en Cancillería.

SIN VALIDEZ

Villalobos, en tanto, aclaró que los datos recabados por la ANI y que relacionaban al ex funcionario de la Secom, el periodista Hugo Guzmán, con el movimiento subversivo de Colombia, no fueron conocidos por el Ejecutivo con antelación a su publicación en la prensa, dado que "los mails en sí mismos no valen nada judicialmente, por eso se les entregan a los organismos de inteligencia para que mejoren la información".

"Mi función no es evitarle problemas al Gobierno informando ‘miren, tengan cuidado, hay este antecedente, podría saltar algo’. Mi obligación es ver si esos antecedentes tienen mérito. A nuestro juicio, la relación histórica del señor Guzmán con estos grupos de apoyo a las FARC es de índole periodística", concluyó Villalobos.

En palacio, el tema fue abordado con cautela. En la tradicional cumbre entre el comité político y los presidentes de los partidos de la Concertación se concordó no seguir escalando en la polémica con la Casa de Nariño y darle un curso reservado al conflicto.

Fuentes concertacionistas informaron que, de aquí en adelante, el tópico quedará restringido exclusivamente a la Cancillería, donde debió, argumentaron, radicarse desde el primer minuto.

Ello en alusión a las diferencias de opinión que se produjeron la semana pasada entre el vocero de Gobierno, Francisco Vidal, y el canciller Alejandro Foxley, quien debió corregir a su par de la Segegob ante el emplazamiento de éste al Presidente Uribe a entregar detalles de la cita Piñera, Allamand y Espina.

Al concluir la cita en La Moneda, Vidal dijo que "en materia de política exterior, el Gobierno se circunscribe a las decisiones exclusivas y excluyentes de la Mandataria" y añadió que el pasado viernes el Ejecutivo dio por cerrado este capítulo.

"Sólo nos queda que el Ministerio Público -que está investigando este tema- siga su proceso de investigación, ya que es el encargado de inculpar y procesar a alguien; y desde el punto de política exterior, eso lo definió la Presidenta y la Cancillería", adujo Vidal.

El portavoz reconoció que toda esta situación provocó "molestia y tensión" en el Gobierno que debió enfrentar la sospecha de proteger a simpatizantes de las FARC y la renuncia, por este motivo, de Guzmán.

La presidenta DC, Soledad Alvear, señaló que el conflicto deja en evidencia el proceder errático de Piñera. "Lamentablemente las incursiones de Piñera en materia internacional siempre han causado un conflicto, Ahora la situación es más grave, porque cuando se hace uso público de información de inteligencia, lo que se consigue es alertar precisamente a los que se quiere enfrentar y controlar", advirtió.

Burgos: mecanismo fue “inamistoso”

El diputado DC Jorge Burgos afirmó que la administración del Presidente colombiano Álvaro Uribe “le debe una explicación” al Gobierno chileno por la filtración de datos que evidenciaban eventuales nexos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con grupos violentistas chilenos, en la Región de la Araucanía.

El parlamentario, integrante de la Comisión de Seguridad de la Cámara, dijo que “el Gobierno colombiano nos debe una explicación al Gobierno y a todos los chilenos” y agregó que “el terrorismo se combate con inteligencia, con coordinación, más que nadie ellos lo deben saber”.

Según Burgos, el mecanismo utilizado por Bogotá en el caso de Chile fue “inamistoso”, lo que consideró “inaceptable”.

“Hay que reprocharlo, para seguir teniendo la amistad que históricamente hemos tenido con Colombia”.