Austral
Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Domingo 26 de julio de 2009

50 encapuchados

Carabineros refuerza despligue policial en el sector. Agricultores exigen mayor seguridad. Indígenas denuncian excesiva militarización.

austral090726

sergio valenzuela

"Jamás vamos a ser vencidos... nunca nos vamos a cansar... hasta el último... vamos a quitarle las tierras a Urban... ". Los gritos se escuchan con fuerza desde en medio de los árboles.

Más de cincuenta encapuchados se enfrentan con Fuerzas Especiales de Carabineros. A sólo metros el agricultor René Urban y su hijo Héctor observan con atención lo que sucede.

Tal como hace tres jornadas, diversas comunidades indígenas volvieron a tomarse predios en las cercanías de Ercilla, en la provincia de Malleco.

Junto con el emblemático fundo La Romana, otros dos predios pertenecientes a los agricultores Hernán Baier y Jorge Padilla fueron ayer ocupados por los manifestantes.

La situación obligó al rápido despliegue policial en la zona, el que estuvo encabezado por el propio jefe de la novena zona policial de Carabineros, general Cristián Llévenes.

Un piquete de Fuerzas Especiales de Temuco, efectivos de Angol y el apoyo desde el aire de un helicóptero de la Unidad Aeropolicial, fue parte de la ofensiva policial que actuó en el lugar y que obligó a los comuneros a replegarse y abandonar el predio.

IMPACTOS

La violencia de los enfrentamientos dejó una patrulla policial con al menos 13 impactos de perdigones en su parte posterior.

Además efectivos de fuerzas especiales recibieron impactos en sus extremidades, las que no causaron mayores daños gracias a la protección con la que cuenta su uniforme.

En cuanto a los comuneros que participaron en los enfrentamientos, sus dirigentes indicaron que al menos siete personas sufrieron impactos de los balines usados por Carabineros.

Durante la jornada de ayer se informó que al menos cuatro comuneros llegaron hasta el consultorio de Ercilla, donde solicitaron atención médica debido a lesiones sufridas principalmente en la espalda tras el enfrentamiento.

Los comuneros manifestaron su molestia por lo que consideran una excesiva militarización de la zona y sobre todo porque desde el helicóptero de Carabineros se lanzaron bombas lacrimógenas que cayeron sobre las viviendas de la comunidad Temucuicui.

"Desde ahora en adelante esta es una nueva preocupación que tenemos. Se lanzaron bombas lacrimógenas que cayeron sobre las casas y afectaron a los niños y las mujeres que estaban adentro", dijo el vocero de Temucuicui Mijael Queipul.

ATaques

Los intensos enfrentamientos vividos ayer en las cercanías de Ercilla, fueron presenciadas por René Urban y su hijo Héctor. Durante todo el tiempo ambos agricultores contaron con la protección personal de Carabineros.

Héctor Urban indicó que los ataques se han venido registrando con los mismos niveles de violencias del primer día. "Hemos vivido días de extrema violencia, ataque con gran cantidad de piedras y disparos por parte de la comunidad, con el único objetivo de entrar, apoderarse de los predios y despojarnos de nuestras propiedad", explica.

El hijo del agricultor agregó que él y su padre se encontraban en las labores de siembra de avena, cuando de un momento a otro comenzaron a irrumpir los más de cincuenta encapuchados.

"Quedamos aquí a mitad de poder sembrar en el predio y luego tuvimos que salir con nuestra máquinas por el gran riesgo a nuestra integridad física de nuestros trabajadores e igual de nosotros y pensando en que la escalada de violencia se iba a detener con esto", aseveró.

Héctor Urban indicó que los comuneros procedieron a destruir varios metros de cercos, luego hicieron barricadas y encendieron maderas en el camino. "Nosotros llevamos nueve años viviendo todo esto. Nos han destruido más de 18 mil metros de cerca y quien responde por eso", señaló el hijo del agricultor.

NUEVO INGRESO

Los enfrentamientos registrados en la mañana de ayer se extendieron hasta las 13.00 horas. Los manifestantes se retiraron del lugar, mientras personal de Fuerzas Especiales se quedó en el sector resguardando el predio y la seguridad del René Urban, su hijo y algunos trabajadores.

Todo parecía estar en calma y que por lo menos en esa jornada no se repetirían más enfrentamientos. Cerca de las 14.30 horas volvieron otra vez los comuneros al sector.

Los más de cincuenta encapuchados se repartieron en dos grupos, los que se distribuyeron por el área. Unas 15 personas ingresaron directamente al predio y se situaron a sólo 500 metros de donde estaban ubicadas las fuerzas especiales de Carabineros.

En tanto el otro grupo realizaba labores distractivas por los alrededores. Los gritos de los comuneros se dejaban escuchar con fuerza desde diversos rincones.

Pasados unos minutos algunos de los manifestantes comenzaron nuevamente a formar barricadas con los cercos destruidos durante la mañana, situación que obligó a la rápida acción del personal policial.

El personal policial comenzó a avanzar por el predio y los comuneros comenzaron a replegarse. Carabineros comenzó a usar gases lacrimógenos para disuadirlos. Los manifestantes contestaban lanzando piedras con boleadoras.

Tras unos minutos el violento enfrentamiento se centró en un reducido espacio. Los comuneros y la fuerza policial se encontraban a unos cien metros de distancia. Entre los manifestantes se podía distinguir algunos menores de edad y mujeres.

La intensa lucha entre los grupos obligó a que Carabineros realice algunos disparos con balines de goma, como una forma de obligar al nuevo repliegue de los comuneros.

Al cierre de esta edición se desconocía si existieron o no personas detenidas. Sólo se confirmó durante la tarde la situación de los cuatro comuneros heridos en los enfrentamientos y su atención en el consultorio de Ercilla.

UNA GUERRA

Mijael Queipul, vocero de la comunidad Temucuicui, manifestó su gran preocupación por lo que considera una "guerra" de baja intensidad en el sector. "Nos llama la atención como es que el gobierno tiene tanta plata e invierte tantos recursos para proteger a un particular", dijo.

Queipul dijo que las tomas de fundos que se están registrando en la zona, se deben al acuerdo alcanzado con diversos lofche (comunidades indígenas) y no se van a detener hasta conseguir que las tierras vuelvan a los indígenas.

El vocero de la comunidad Temucuicui fue claro en indicar que las comunidades que están movilizadas, desconocen el rol del comisionado presidencial para Asuntos Indígenas, Rodrigo Egaña, precisando que su accionar sólo ha contribuido a generar conflictos entre las comunidades.

"No sé en qué momento la Presidenta pensó que el comisionado podría dar alguna solución al tema mapuche. Queremos que el gobierno tenga claro que no estamos jugando, no estamos pidiendo migajas, solamente estamos pidiendo lo que es nuestro", puntualizó.

Mijael Queipul anunció que las tomas a los predios agrícolas continuarán durante los próximos días. Dijo que el acuerdo entre las comunidades es claro y que tras la toma de los predios, el próximo paso para los indígenas será el comenzar a realizar construcciones dentro de los terrenos, ello para dar un paso definitivo a la recuperación de la tierra.

"Estamos cansados de que nos sigan viendo como una minoría. Vamos a seguir luchando para recuperar lo que nos pertenece", finalizó el vocero de Temucuicui.